¿Qué tan cerca está el diseño del arte?

El sillón BKF o Mariposa, en tamaño natural o en su versión “mini” para los más chicos, era muy común en las casas de la década del 60′, 70′.

Este sillón fue creado en la década del 30 por los diseñadores Antonio Bonet, Juan Kurchan y Jorge Ferrari-Hardoy, y se hizo famoso en el año 45 cuando la firma Knoll comenzó a producirlo. Hoy es visto como algo extraordinario y maravilloso.

Estructura construida en hierro redondo macizo de 12 mm, pintado en negro mate, el cuerpo de la silla se basa en una pieza de cuero hollando, o suela.

Ferrari Hardoy tomó muchas de sus ideas de su estancia en el gabinete de Le Corbusier en París y realizó en la cumbre de su carrera esta silla, una de las más vendidas con el transcurso de los años. Al sentarse, el peso del cuerpo de una persona puede adoptar varias posiciones desestructuradas y experimentar la sensación de estar como en una hamaca. Su morfología estructural entrega un dinamismo constante, que se contrapone a la acción de descanso. La silla BKF impulsa a la persona a dejarse caer en su asiento, recostarse, hasta llegar a una posición fetal.

Estas increibles y comodas sillas las podes conseguir en nuestro local de Toque Final

Fuente: Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *